miércoles, 8 de junio de 2011

REPERCUSIONES GENERALES DE LA CRISIS DEL PEPINO EN ESPAÑA

La alerta sanitaria del E.coli más conocida aquí como "crisis del pepino" está teniendo consecuencias devastadoras en un sector, el hortofruticola, que ya estaba de por sí bastante "tocado".

Tras las activaciones del protocolo de alarma, países como Alemania, Austria, Bélgica y Reino Unido decidieron vetar las importaciones de los productos españoles. Rusia ha ido incluso más lejos, vetando la entrada de productos hortofrutícolas de todos los países miembro de la UE. Estados Unidos ha ordenado revisar las importaciones de pepinos, tomates y lechugas españolas "hasta nuevo aviso". Esto ha provocado que después del bloqueo total de los mercados-que ha durado una semana- el nivel de las exportaciones españolas no llegue al 20% en el caso de Alemania, siendo incluso menor en Francia y Países Bajos.


No sólo el volumen de exportaciones se ve afectado, el precio también. Así, según la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA), no solo el pepino ha sido el perjudicado: en quince días el precio ha bajado un 40% en berenjenas, un 68% en patatas, un 37% en tomate valenciano y 30% en calabacín. También la fruta de verano se ha visto perjudicada seriamente. La pérdida de cotización afecta de lleno a buena parte de la fruta de hueso de la Comunidad Valenciana: cereza (-75%), albaricoque (-50%) o nectarina (-30%). Mientras, el precio de las sandías y melones es un 25% inferior.¿Qué otras repercusiones está teniendo esta crisis? La retirada de algunos productos para ser destruidos, entregados a centros de beneficencia o emplearse para la alimentación vegetal porque no se han podido vender las cosechas. Y lo más grave, la pérdida de empleos en el campo y almacenes; las pérdidas en empresas de transporte y en las proveedoras de envases y de otras materias auxiliares.

Las posibles ayudas que la Unión Europea propone se sitúan en torno a los 150 millones de euros, cubriendo sólo el 30% de las pérdidas. España y otros ocho países (Alemania, Bélgica, Francia, Dinamarca, Grecia, Países Bajos, Portugal y Polonia) han reclamado que las indemnizaciones cubran el 90% al 100% de las pérdidas, lo que podría suponer del orden de 450 millones de euros.


Desde la Administración española se solicitará la defensa de los intereses del sector ante la Unión Europea y, en particular, el establecimiento de las líneas de ayuda extraordinarias financiadas al 100% por la UE. También se pedirá la puesta en marcha de una campaña de promoción financiada al 100% por los fondos comunitarios para el fomento del consumo de frutas y hortalizas españolas. La organización cooperativa considera que se deben exigir el cumplimiento de la reglamentación comunitaria tanto en lo que respecta al funcionamiento del mercado único como a los protocolos para la activación de las alertas sanitarias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada